Combatir el tráfico y consumo de drogas es una prioridad en Cuba

Actualidad

Cuba dedica cuantiosos esfuerzos para combatir el tráfico y consumo de drogas, cuya producción a nivel mundial aumenta y con ello la mortalidad.

El último informe de Naciones Unidas sobre el tema afirma que la producción de estupefacientes creció un 50 por ciento en el planeta.

El estudio da cuenta que en 2017 fueron registradas 585 mil muertes,relacionadas con el consumo de estupefacientes.

Según la ONU, el 5,6 por ciento de la población mundial entre 15 y 64 años consume drogas, unas 271 millones de personas, lo cual representa un incremento de 30 por ciento respecto a 2009.

Cuba no escapa a esta problemática internacionalpues se encuentra ubicada en una de las principales rutas entre países productores y Estados Unidos, el mayor consumidor mundial.

Los servicios de Guardafronteras de Cuba y otras instituciones están alertas ante este fenómeno. A las costas cubanas llegan los recalos de drogas y también por los puertos y aeropuertos se producen intentos de introducir estupefacientes.

En la frontera aérea se neutralizaron el pasado año 49 operaciones de intento de introducción de drogas, la mayoría con el propósito de comercializarlas en el país.

Noventa personas (54 cubanos y 36 extranjeros) fueron detenidas en 2018 en los aeropuertos cubanos, sobre todo en el José Martí.

Recientemente el canciller Bruno Rodríguez subrayó los esfuerzos y resultados en la prevención y combate al narcotráfico y lavado de dinero que conlleva.

El Estado cubano ha demostrado su voluntad política para la cooperación internacional en la materia y para ello mantiene acuerdos con más de una treintena de países.

También firmó acuerdos de asistencia jurídica con cerca de medio centenar de Estados.

Cuba además está integrada al Mecanismo de Coordinación y Cooperación en materia de Drogas entre la Unión Europea y América Latina y el Caribe.

Pese al histórico diferendo con Washington y su permanente hostilidad marcada por el bloqueo económico, financiero y comercial, La Habana mantiene un sostenido intercambio de información y cooperación con el Servicio de Guardacostas de Estados Unidos y sus instituciones antidrogas.