Cuba a las puertas de un nuevo ‘Período Especial’, advierte consultora

Actualidad
período especial cuba

La crisis económica que atraviesa Cuba se agudizará en los próximos meses y, de no abrirse a un sistema de mercado, el país podría caer en un nuevo “período especial”, la grave depresión en que quedó sumida la isla en la década de los 90, según pronosticó The Havana Consulting Group, con sede en Miami.

De hecho, el empeoramiento de la economía cubana se observa ya no solo en la “escasez en las tiendas dolarizadas”, sino en la falta de productos subsidiados de primera necesidad como el pan y los huevos, destacó Emilio Morales, presidente de esta firma que ayuda a entender el mercado de Cuba y a sus consumidores.

En el informe se advierte que Cuba “necesita urgentemente” abrirse a la economía de mercado, “liberar de una vez todas las fuerzas productivas y permitir invertir a los ciudadanos cubanos en su propio país”, o, de lo contrario, la “reaparición del fantasma del ‘período especial’” se convertirá en un hecho.

Si entonces la grave crisis que atenazó a Cuba se debió a la retirada de los subsidios que recibía de la extinta Unión Soviética, hoy el “soporte financiero que la isla venía recibiendo de Venezuela es prácticamente insignificante”, dado el colapso total del país suramericano.

Solo “evitando la habitual dependencia de terceros” y emprendiendo “transformaciones profundas de su economía” podrá Cuba salir de la crisis por sí misma, precisó el reporte de The Havana Consulting Group.

En ese contexto, Morales recordó que el subsidio venezolano durante una veintena de años “ha ayudado a sobrevivir la maltrecha economía cubana”, con la entrega subsidiada de miles de millones de dólares en barriles de petróleo a cambio de servicios principalmente médicos.

Un intercambio comercial entre ambos países que logró llegar a los $ 8,500 millones en 2012 y hoy apenas alcanza los $ 2,000 millones, lo que supone una caída del 74 por ciento.

A estas dificultades hay que añadir otro factor negativo como el de los “límites impuestos para impedir el desarrollo y la expansión del sector privado”, cuyos emprendedores sacaron al exterior $ 2,390 millones en 2017.

Y es que la inexistencia de libre empresa, el “no reconocimiento de la propiedad privada, la prevalencia del monopolio instaurado desde hace 60 años y la falta de oportunidades de invertir y comercializar bienes y servicios que tienen los cubanos”, minan cualquier intento de revitalizar a medio y largo plazo la economía, asegura el reporte.

Fuente: Nuevo Herald