Don Felipe y doña Letizia rinden homenaje a los soldados españoles en Santiago de Cuba

Actualidad

Los dos últimos actos protagonizados por don Felipe y doña Letizia en Cuba no han podido tener un componente más emotivo y simbólico. Y es que, tras volar hasta Santiago de Cuba procedentes del aeropuerto José Martín de La Habana, los Reyes han querido rendir un sentido homenaje a todos aquellos soldados españoles caídos en la guerra hispano-estadounidense de 1898, aquella en la que nuestro país perdió Cuba, Puerto Rico, Filipinas y Guam.

Esta vez, doña Letizia no ha querido cambiar su estilismo y ha lucido el mismo vestido que llevó en sus últimos actos en La Habana. Así, nada más aterrizar, el Monarca y su esposa se dirigían hasta la primera de las dos paradas: el Castillo del Morro de San Pedro de la Roca.

En esta fortaleza militar renacentista declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1998, don Felipe y doña Letizia han presenciado un acto de homenaje al almirante Pascual Cervera y Topete -quien tuvo un papel destacado durante la guerra de Cuba cuando, con menos efectivos que los estadounidenses, comandó a la flota española, aunque su escuadra fue destruida y él, tomado prisionero por parte del americano William Sampson-. Además de reconocer su labor, los Reyes han recordado asimismo a los más de 300 hombres que perdieron la vida en aquella batalla en el mar del 3 de julio de 1898 frente a las costas de Santiago de Cuba.

También han recorrido el castillo fotografiándose ante una placa de bronce conmemorativa de la visita y al cuatro ‘El mar que nos une’, donado por los Reyes con motivo de su visita. Esta fortificación fue construida en 1638 con un claro objetivo: proteger a la ciudad frente a cualquier tipo de ataque naval. Está considerada como una joya arquitectónica de gran valor estético e histórico. En este baluarte, asimismo, se ha leído un texto seguido del toque de oración a cargo de un corneta del ejército cubano a modo de homenaje a los caídos en combate.

Una hora más tarde, se ha llevado a cabo un tributo similar, esta vez en las Lomas de San Juan. En este punto se encuentra un monumento erigido a los cerca de 600 hombres que fallecieron en la contienda terrestre mientras intentaban repeler el ataque de 15.000 o 20.000 estadounidenses enviados por el general William Rufus Shafter. Ocurrió el 1 de julio de 1898. Ambas batallas, la de Santiago de Cuba y la de las Lomas de San Juan, fueron las causantes de la independencia de la isla y, por tanto, del fin del imperio colonial español. En este punto, se ha colocado una corona a los pies del monumento al soldado español y se ha leído, de nuevo, un texto.