Habaneros del Prado, un proyecto innovador más allá de los 500 años de La Habana

Nostalgias cubanas

Tuve el aviso de la transmisión del programa Catalejo de Habana Radio, del domingo 15 de septiembre de 2019, y decidí no perdérmelo. Dos hermanos de apellido del Prado hablarían de un proyecto en que la arquitectura, la historia y la canción se juntarían para una creación cultural, que si bien se inspira en los 500 años de La Habana, va más allá, en tiempo y espacio. Les invito a compartir mis opiniones sobre este innovador proyecto.

El programa radial de casi una hora de duración tuvo la conducción del dinámico y culto Mario Masvidal. Lo escuché con la benevolencia que la consanguinidad aporta; y con la actitud escrutadora que el oficio de la crítica demanda de un profesor.

Soy primo de segundo grado por la sangre y de primero por el cariño que nos profesamos, de los hermanos y autores del proyecto.

El padre de Aníbal y de Rita, el médico pediatra Aníbal; y mi padre el ingeniero Néstor son primos hermanos; ambos nietos del teniente coronel Néstor del Prado Fajardo, y bisnieto del coronel Silverio del Prado Pacheco, protagonista de la Protesta de Baraguá, y cuyos restos mortales están en el cementerio Santa Ifigenia de Santiago de Cuba, junto a otros valerosos altos oficiales del Ejército Libertador. Les ruego no tomar esta referencia como vanidad criticable, sino como sano orgullo de tener esas raíces.

Yendo al programa radial, les diré que fue excelente, buenas preguntas y buenas respuestas, buenos intercambios para explicar la génesis, el estado actual y las perspectivas del proyecto. Rita cantó varias de las canciones, algunas en español y en inglés.

Aníbal y Rita son nacidos y criados en La Habana, en la calle Milagros del hoy municipio 10 de Octubre; son habaneros de pura cepa. Yo soy nacido y criado en Palma Soriano de Santiago de Cuba, pero llevo más de 50 años viviendo en La Habana, que ya casi cuadruplica los años vividos en Santiago. Soy habanero por adopción como miles y miles de cubanos. Confieso que sigo apoyando a las Avispas en la pelota.

Compartiré mi interpretación y humilde valoración del proyecto “Habaneros del Prado”, que me atreví a calificar como innovador.

El proyecto tiene la impronta creativa de Rita y el acompañamiento incondicional y útil de su hermano Aníbal. Es un proyecto en construcción, muy bien concebido y con la virtud de la mejora continua. La sinergia entre un arquitecto que conoce La Habana y una destacada cantautora ha favorecido la gestación de un proyecto en que la arquitectura, la historia y la canción van de amigos.

Ya está cerca de nacer como parte de los festejos por el aniversario 500, pero no dejará de andar gentil y virtuoso después del 16 de noviembre próximo. La edición príncipe del proyecto ha sido muy bien bautizada “conferencia-concierto”.

En mi largo quehacer como profesor he impartido o participado en varios tipos de conferencias, entre ellas la conferencia informativa, la conferencia debate, la propositiva, pero este tipo de conferencia sí que es nueva para mí. Es una manera creativa de abordar las conferencias, como método clásico de gestionar información y socializar conocimientos.

En la conferencia-concierto se sucederán informaciones con apoyo visual sobre la historia y el desarrollo de lo tangible y lo intangible de La Habana con canciones creadas especialmente para el proyecto, con el estilo trovadoresco que suele propiciar un ambiente de cercanía sentimental.

En un primer momento se hablará del surgimiento de plazas, fortificaciones e iglesias en el actualmente llamado Centro Histórico, crecimiento de la ciudad, derribo de las murallas y surgimiento del Reparto Las Murallas, así como de algunos personajes relevantes ligados a estas etapas.

En un segundo momento tendremos la formación de El Carmelo y El Vedado, fin de la etapa colonial, la intervención norteamericana (1899–1902), la urbanización de Miramar, las edificaciones de La Rampa, las obras sociales posteriores al triunfo de la Revolución de 1959, la ENA, la CUJAE; las obras recientes, algunos personajes relevantes de la cultura y la arquitectura ligados a estas etapas. Miradas sobre La Habana actual y futura. No voy a decir algo que no hayan dicho los hermanos del Prado el pasado domingo 15 de septiembre. Mi intención es resaltar aspectos maravillosos.

Claro que estará presente la Ceiba de la Habana Vieja; y también estará presente la CUJAE de Marianao, la ENA de Playa, la Rampa del Vedado, en que arquitectura y canción se fusionan.

Aníbal estudió en la CUJAE, allí se graduó como arquitecto en 1975, así que en ese pedazo de la historia sentirá la emoción que origina hablar de su Alma Máter. Labora en la Empresa de Proyectos RESTAURA, perteneciente a la Oficina del Historiador de La Habana, como Proyectista General. Es coautor de la Guía de Accesibilidad Universal del Centro Histórico de La Habana Vieja.

Rita se graduó como psicóloga en la Universidad de La Habana en 1983; y estoy seguro que su formación universitaria le ha nutrido para crear y cantar canciones para todas las edades, con una discografía que cuenta con más de 13 títulos. Ganadora con el dúo Karma del Gran Premio Cubadisco 2010, con el proyecto “En guarandinga por toda Cuba”.

Las letras de las canciones que escuché, como Rita sabe hacer, son agudas y
tiernas, que invitan a pensar para hacer; cantadas con su voz cristalina y cálida, acompañada por su amiga la guitarra.

Un lindo homenaje hecho canción a Dulce María Loynaz, es una joya salida desde el alma musical de Rita. También la Ceiba vuelta canción, la Rampa que conduce al mar; y la Fortaleza indiscreta por lo secretos que regala.

Masvidal propició que Aníbal meditara sobre el crecimiento de La Habana, al oeste, al este, al sur o al centro donde se aprovecharían infraestructuras ya existentes.

Les confieso que al terminar el programa, sin pensarlo mucho llamé a mi primo Aníbal para pedirle permiso y que lo compartiera con Rita, de mi idea de escribir un breve artículo sobre el proyecto y sus circunstancias.

Considero que el mayor reto y a la vez lo más novedoso será que la conferencia-concierto, pueda ser realizada en diferentes lugares de La Habana, en que se garanticen las condiciones necesarias de sonido y visualidad para la obra de Aníbal y de Rita. No tengo autoridad para determinar lugares, pero no es difícil proponer que la CUJAE, la ENA-ISA y el Cine Yara, o cualquier otro local apropiado de la Rampa serían excelentes opciones.

Cada presentación de la conferencia-concierto será una actividad diferente por su público y por las emociones que los autores suelen imprimir a cada entrega. El proyecto “Habaneros del Prado” tiene la polisemia de los apellidos de los hermanos habaneros, con lo icónico del Paseo del Prado, en que está la escuela primaria en que estudió nuestro José Martí, y que fuera recientemente restaurada.

Considero que esta obra en que lo tangible se verá superado por lo intangible, se convertirá en un relevante regalo a nuestra Habana y sus habitantes fijos y también los corridos que no son pocos.

Ya Rita y Aníbal se encargarán de precisar o ampliar con sus posibles comentarios este artículo, en que me atreví a incursionar en terrenos del que soy un simple espectador, admirador y aprendiz.

Por La Habana toda, lo más grande y lo mejor, con fijador extra clase para que perdure. Junto a la piedra que soporta grandes pesos, el buen arte que es sostén de un espíritu sano y feliz.