Las Romerías de Mayo vuelven en este 2019

Actualidad
CUBA-HOLGUÍN-ROMERÍAS DE MAYO FIESTA DEDICADA A LA CULTURA EN LA REVOLUCIÓN

Las Romerías de Mayo vuelven, como cada año, a Holguín con la certeza de que “no hay hoy sin ayer”, para conceder más colores a una urbe que respira arte.


Creadores cubanos y visitantes de 14 naciones confluyen en presentaciones de libros, exposiciones, conciertos…, cautivados por los encantos de este festival de juventudes artísticas, que se extenderá hasta el próximo día 8.

Andares agitados, rostros sonrientes, bailes y sonrisas adornan el ambiente en esta urbe de parques y una loma legendaria. Las calles holguineras conducen a la creación, nunca a Roma, les brota de sus entrañas un sabor a savia joven con sorbos de tradición, porque esta fiesta defiende las raíces en una interesante mezcla con la contemporaneidad.

Cada esquina constituye un encuentro con la danza, la pintura, el teatro o agrupaciones musicales, cada puerta esconde una cita con la creación y el intercambio fructífero.

Blogueros, twitteros y facebookeros también confluyen en esta Capital del Arte Joven…, y convierten parte de Internet en voz de hermandad, especialmente dentro de las Blogerías, uno de los 17 eventos que integran el certamen general.

Otros espacios dentro de las Romerías son la Cámara Azul (audiovisuales), Babel (artes plásticas), Electro-romerías (música electrónica), Rockmerías (rock), Palabras compartidas (literatura), y Destrabando la trova, este último tiene como anfitrión al cantautor Eduardo Sosa, quien cuenta con invitados como Liuba María Hevia.

Memoria Nuestra es el espacio principal de pensamiento, columna vertebral para debatir sobre Cuba, con la participación de investigadores de diversas generaciones en momentos muy complejos, cuando Estados Unidos acrecienta las acciones para borrar la identidad de los pueblos.

Aquí abundan las muestras de rechazo al bloqueo económico, comercial y financiero, impuesto por ese país norteamericano, con el propósito de ahogar en la miseria a los cubanos. Los participantes repudian también la Ley Helms-Burton, en especial la aplicación de su capítulo III.

Una de las formas singulares de hacerlo es mediante un abrazo gigante, sin importar colores de la piel, edades ni nacionalidades, expresión de unidad, solidaridad, hermandad y esperanza conjunta para vencer cualquier obstáculo.

Durante estos días en Holguín, la diversión se traslada a guaguas, pasillos…, y muy dentro hay una suerte de amistad, donde todo se vuelve entusiasmo y nada imposible, donde queda claro que el quehacer creativo es un vendaval de pasiones: lúdico, ennoblecedor, espontáneo…

Luego de la inauguración, el día 3, holguineros e invitados subieron el Hacha de Holguín, símbolo de la ciudad, hasta la cima de la Loma de la Cruz, y tal vez allí, en el punto más alto de la urbe, algunos recordaron al fraile franciscano Antonio de Alegría, y pidieron un deseo, así lo hacían los antiguos pobladores, así lo hacen modernos amantes de sus raíces.

Las Romerías contagian y apasionan, buscan las esencias y no se conforman con el horizonte, su interior no tiene dimensiones, es infinito, absoluto, donde se entra despojado de brevedad para cultivar el deslumbramiento; la antorcha del arte ilumina Holguín y más allá.